Leyenda corta del Kasa-obake

LEYENDA CORTA DEL KASA-OBAKE

En el folclore japonés existen los Tsukumogami, una clase entera de yōkai y obake, que clasifica a los artículos ordinarios de una casa que adquieren un alma que les da vida al cumplir cien años. Existen muchas clases de Tsukumogamis, pero entre los mas famosos se encuentra el Kasa-obake.

Kasa-obake es un paraguas, que, al cobrar vida, también es dotado de una apariencia singular, para algunos terrorífica, pues este ser tiene solo un ojo, muy grande para el resto de su cuerpo, es además venoso y mira de una forma que incomoda, con malicia y algo de locura. También tiene una sola pierna, robusta y con garras, esto lo obliga a saltar para desplazarse. Pero existen otros raros casos en los cuales, los Kasa-obake pueden ser más completos, con dos ojos, dos piernas, dos brazos, boca y una larga lengua.

Su aspecto hace que se perciba como un ser malvado y peligroso, pero la mayoría de ellos solo se dedica a asustar a la gente con travesuras aparentemente inofensivas, incluso disfruta jugar con los pequeños, teniendo un comportamiento muy similar a un duende, a menos claro, que tenga una razón para vengarse, ya quela actitud que estos objetos vivientes tienen al adquirir su alma, despende mucho del trato que le hubiesen dado los amos durante su tiempo de servicio. Pero, hay que pensar en el hecho de que un artefacto tan usado como el paraguas llegue a convertirse en Kasa-obake, significa que debió ser muy bien cuidado durante esos cien años.

En el periodo Muromachi, el aspecto del Kasa-obake era muy distinto, se trataba de un humanoide sin rasgos definidos y este llevaba consigo al paraguas, ya para la época Edo, adquirió la imagen descrita. Y se fusionó con la creencia de que en las noches lluviosas este paraguas puede aparecer y quien lo vea, quedará inmovilizado, o en ciertos casos, cuando hay viento, lo elevará por los cielos para soltarlo en una caída mortal.