Leyenda corta del Hotel Fort Garry

LEYENDA CORTA DEL HOTEL FORT GARRY

Al ser lugares a través de los cuales circula mucha gente, los hoteles ven surgir entre sus paredes cientos de historias, y estas van acumulándose al paso del tiempo; las hay desde las mas bellas hasta las más trágicas, asi como las que se olvidan casi de inmediato y las que prevalecen. Tal es el caso de lo sucedido en el hotel Fort Garry, ubicado en el centro de Winnipeg, en la provincia de Manitoba, Canadá, sitio que fue testigo de un hecho terrible, mismo que provocara hoy en día se perciba como un edificio embrujado.

Como la mayoría de los alojamientos de la compañía Canada’s Railway Hotels, este se caracteriza por ser un ejemplo de la arquitectura canadiense, y se ha convertido en referente nacional de la historia de la región. Su construcción se inició hace más de cien años en un punto estratégico, ubicado cerca de la estación de ferrocarril. Rápidamente ganó popularidad gracias a su lujosa decoración, además de ser también la estructura más alta de la ciudad, el primer edificio comercial y el único hotel de la zona.

Conforme los años transcurrieron, el prestigio del lugar fue creciendo y finalmente obtuvo fama como un sitio encantado al que acuden curiosos de todo el mundo buscando corroborar por si mismos la veracidad de las historias que se cuentan aquí.

Según cuentan las leyendas, hace algunos años, hubo un brutal asesinato en la habitación 202, la victima fue una mujer de la que poco se sabe. Otras versiones apuntan a que la dama se suicidó al enterarse que su esposo había fallecido. Sea cual fuere la verdad sobre esta muerte, lo que si se sabe con certeza es que, desde aquel día, se escuchan ruidos escalofriantes, provenientes de las acciones de entidades fantasmales que recorren el hotel asustando a los huéspedes y trabajadores sin ninguna piedad.

La mayoría de las personas que se hospedan aquí salen bien libradas, disfrutando de una estancia agradable, pero hay testimonios muy incómodos como el de la diputada canadiense Brenda Chamberlain quien, al dormir en ese cuarto, fue despertada a media noche por espíritus que intentaban meterse en su cama.